viernes, 8 de abril de 2011

El destino quiere separarnos pero no puede.

Quiero que empiece algo nuevo, sin barreras, nada que me lo impida.
Pero estoy con él, y me empiezo a hacer pequeña, todas mis ilusiones fortalecen, y cuando vas a dar el paso, ¡Plof! Caes, no sabes porqué pero caes, no tenías nada en tu contra, solo el aire.

Y es que quizás el destino no quiera simplemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario