sábado, 20 de agosto de 2011

No soy lo que se dice perfecta, ni mucho menos.

Me gusta arreglarme un poco para estar guapa, por culpa de la sociedad de hoy en día. No me gusta ir de compras, que en mi caso debería ser lo contrario. Tampoco soy lo que se dice ordenada, tengo mi cuarto hecho un asco. Me obsesiono con la música y puedo estar oyendo la misma canción hasta aborrecerla. Soy capaz de dejar en ridículo a cualquier persona, a posta. La he cagado muchas veces y no he sabido arreglarlo. He tropezado en la misma piedra cien mil de veces, y me he dado cuenta después. No soy de las que ves y dices: Oh! Que chica más guapa. Tampoco necesito eso, ¿sabes que pasa? Que con mis defectos y con las cosas que valoro, no me hace falta que la gente superficial venga a ''quererme''. Prefiero conocer a la gente que se guía por como es la persona en sí.
Ni siquiera me importa si soy fea, guapa, gorda, flaca, alta, baja, tenga tetas, no tenga... No me importa.
Y si a ti te importa ¿sabes qué? Que te den.

No hay comentarios:

Publicar un comentario