jueves, 15 de septiembre de 2011

Recuerdo una persona una vez me dijo: La gente pasa por mi vida, pero yo sigo siendo la misma.
Esa frase la recordaré siempre, la verdad es que me ha hecho reflexionar, porque realmente tiene razón.
No deberíamos sentirnos peor por esa gente que se vá, o la que ha venido y no somos capaces de conseguir.
En verdad sabemos que al final del camino todo será bonito, pero pecamos demasiado de impaciencia.
Y aunque diga todo esto lo de ''La gente pasa por mi vida, pero yo sigo siendo la misma'', seguirá ahí, trataré de entenderla pero sin hacerle caso.














A cabezota no me gana nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario