martes, 4 de octubre de 2011

Y sonríes, sonríes porque piensas en él

y lo imaginas feliz, a tu lado, delante tuyo.
Diciéndole que le sigas, que vais a pasároslo bien.
O en el cine, viendo una película romántica apoyada en su hombro.
Y tenerlo delante, y besarlo.
Y pasar juntos miles de momentos, estando a tu lado y diciéndote: Eres perfecta cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario