martes, 23 de agosto de 2011

Scusa ma ti chiamo amore

-Prométeme una cosa.
-¿El qué?
-Lo que estoy pensando.
-Te lo prometo, amor...


La felicidad no tiene que ser una meta, sino un estilo de vida. ¿Quién lo dijo? Un japonés. A veces estos japoneses se quedan con nosotros. Bien, pues yo añadiría también que la felicidad estriba en la capacidad de ser conscientes de que todo cuanto estamos viviendo aunque sólo sea el mero hecho de vivir, no es algo que se nos deba sin más. Así se puede ser feliz de manera simple, sin demasiados requisitos. Cierra los ojos. Pero ¿qué cosas estoy pensando? La vida es simple, más simple: es un caramelo, no demasiado dulce, que debemos disolver en la boca, sin prisa, sin masticarlo, chupándolo.