lunes, 29 de agosto de 2011

Sigo leyendo cuentos de príncipes y princesas que comen perdices. Sigo durmiendo con un peluche.
Sigo jugando a las barbies. Sigo bajándome al parque solo para ir a los columpios. Sigo jugando al escondite inglés. Sigo llorando cuando me caigo. Sigo divirtiéndome con mis amigos de siempre. Sigo estando libre de toda preocupación. Sigo divirtiéndome yendo al colegio. Siguen gustándome más las clases que el recreo. Sigo siendo feliz sin motivo.
Y eso es lo que me gustaría decir si no hubiera crecido.