miércoles, 25 de enero de 2012


Las personas más idiotas son las que son capaces de abandonar, perder oportunidades, hacer sufrir a alguien, mandarlo todo a la mierda... porque creen que eso es más importante que perder el orgullo.
Y mira que me dan ganas de decirles:
¿Hola? ¿Sabes para que sirve eso? Para hacer daño solamente. Una cosa es hacerte respetar y otra cosa es hundir al prójimo. Está intentando ayudarte, ¿de verdad que se merece todo eso? No sé, deberías madurar un poco, y darte cuenta de la realidad. No siempre se hacen las cosas para satisfacerse a uno mismo. Todas las personas nacemos dependiendo de otras.
¿Podrías poner un poco de tu parte, no?
Pero es más fácil seguir siendo un gilipollas.


No te preocupes más, en serio, no intentes arreglarlo.
Porque cuando no gane tu orgullo ganará el suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario