lunes, 2 de abril de 2012

Nada dura para siempre,

 que lo sepas. Nada, ni siquiera la paciencia del que espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario