martes, 10 de julio de 2012

Nunca hiciste nada para tener amigos. Nadie que te apoyara. Pero nunca te faltó de nada si te das cuenta. Hasta yo misma estuve incondicionalmente contigo, podías estar feliz sin tener que dar nada a cambio. No sé que es lo que les hacías, de verdad, no lo entiendo. Pero una persona normal no puede estar dándote cariño incondicionalmente si lo único que recibe es odio. Sin embargo, tú lo tenías. Lo tenías todo y siempre estabas quejándote. Como si los demás tuviéramos la culpa. Jamás te llamamos borde. Empezaron a llamármelo a mi cuando te dejé de lado. No debía estar contigo aunque todo el mundo lo hiciera. No era lo que te merecías. Odio y más odio era lo que tú soltabas. Nadie más se estaba dando cuenta de eso Igual es que soy una falsa, una borde y una antipática, y no quiero tener amigos. Todo eso me llamaron por tu culpa. ¿Pero sabes qué? Dicen que el tiempo pone cada cosa en su lugar. Y como sea cierto... vas a tener que llevar mucho cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario