miércoles, 9 de octubre de 2013

A veces deseas tanto volar, que acabas volando. Pero luego caes al suelo y detestas la idea de volver a volar de nuevo.

1 comentario:

  1. Ese sentimiento es el peor que puede acudir a tí: la pereza. La pereza de volver a andar el camino recorrido, el esfuerzo invertido y las metas logradas. Total, ¿para qué? Si siempre acabamos cayendo al suelo otra vez.

    Me encantan tus palabras en este blog, una por una, asíque desde hoy cuenta con un fiel seguidor más ;) Además te animo a pasarte por el mío, cómo no xD http://elcolormaldito.blogspot.com

    Un abrazo.

    ResponderEliminar