miércoles, 9 de octubre de 2013

A veces deseas tanto volar, que acabas volando. Pero luego caes al suelo y detestas la idea de volver a volar de nuevo.