lunes, 21 de julio de 2014

Hoy le escribo a las horas y a los días, a sonrisas y a lo bien que suenan las cuerdas de una guitarra.
Hoy le escribo a la vida, al amor, a la amistad, a esas veces que actúas como realmente eres (a lo "Just be true to who you are"), a cuando empiezas a cantar y te dejas llevar.
Hoy le escribo a los abrazos felices, a los granizados de limón y fresa, a los "pues yo a mi hija la llamaré Revolución".

Hoy le escribo a las horas y a los días que pasan rápido, a las sonrisas que se acaban muriendo y a lo mal que suena una guitarra cuando está desafinada.
Hoy le escribo a las despedidas, a los llantos, a las veces que notas cómo te estás muriendo (y se refleja en la expresión "romper a llorar"), a cuando empiezas a pensar y te dejas llevar.
Hoy le escribo a los abrazos tristes, a las pulseras que te recuerdan a personas y a los "nos veremos pronto, te lo prometo".




 
https://www.youtube.com/watch?v=-uRG55UsUow&list=UUVzEB1wYDigABbwmIQprgWw

Esta entrada va inspirada por el campamento tan bonito que he pasado (Maldita Beach Rock 2014) y por lo corto que se me ha hecho. Por lo que me ha costado despedirme y por el tiempo que estaré sin verlos a todos ellos. Por todos los días que he sonreído hasta morirme y por querer volver a hacerlo.

2 comentarios:

  1. Ana nunca dejes de luchar vales millones. Firma la de la pulsera.
    Gracias por regalar tu dulzura, tu voz y el sonido de tu guitarra.
    Amanda no te olvida.

    ResponderEliminar
  2. No había leído yo esto.
    Pero que quede escrito: yo a mi hija la llamaré Revolución. Já.
    Eres una persona que solo sabe dejar huella, y lo mejor de todo es que lo hace sin darse cuenta.
    Gracias por, como siempre te digo, darle sentido a mi música.
    Te quiero muchísimo, Anica, Anica, Anica, Anica (sabes que desde aquí te lo estoy cantando)
    Fdo: Pauli.

    ResponderEliminar