miércoles, 7 de enero de 2015

Yo tengo la manía de querer a quien no me quiere. De hacerme pequeña e ir con una sonrisa a todos lados. Creo que es el miedo, siempre es el miedo. No me quiero mostrar tal como soy, no, por mis defectos, por opiniones, porque no se me vea sonreír. Y la verdad es que ni yo sé por qué hago las cosas, ni sé por qué siento, por qué canto, dibujo, ¿por qué empecé a tocar la guitarra? Igual fue por demostrar lo que no era que porque empecé a ser. No lo sé. Me pierdo. Y no quiero querer. Aunque sí quiero. Del verbo "querer" en todos sus significados, aunque no sé cual me gusta menos. Pero sé que hace unos años también fue Miércoles, y me sentí como se siente una persona al perderse en un laberinto, como se siente alguien al escuchar "Vuelve" de Andrés Suárez y ya sabe que no vas a volver.